Home Catálogo Servicios Ventas

Indice
Anillos de Compromiso
Anillos Solitarios
Alianzas novios
Anillos
Mi Primera Joya - Aros
Mi Primera Joya - Otros
Mi Primera Joya Mamá
Aros
Colgantes
Perlas Collares
Ellos
Reparaciones
Ventas
Tasación
Contacto
Garantía
Despacho
Mapa del Sitio

- Cómo se forma una perla  

Perlas naturales  -  Perlas cultivadas - Tipos de Perlas cultivadas

- Cuidados de las perlas

Las perlas se forman al interior de un molusco, principalmente de la familia de los “bivalvos”. Esto ocurre cuando una partícula extraña ingresa al molusco, reaccionando ante el cuerpo extraño, aislándolo y cubriéndolo con varias capas de cristales de carbonato de calcio y proteína conchiolina, también llamada nácar. Con el paso del tiempo, esa partícula es recubierta sucesivamente, capa tras capa, generando sutiles transparencias, reflejando y reflectando el paso de la luz; es así como se termina formando la perla.

Sus tonos varían desde el blanco al blanco plateado, crema, amarillo, rosado, verdoso, azulado y negro. Son de tamaño, color y forma variables.

El valor de una perla, viene determinado por tres factores:

- Forma deseable (por ejemplo, las esferas perfectas, las “lágrimas”, la barrocas, etc.)

- Rareza o pureza de su color (casi toda la gama entre el blanco y el negro)

- El tamaño o talla

Perla Natural

 Esta perla se forma cuando un cuerpo extraño, habitualmente poco más grande que un grano de arena,  ingresa a  una determinada especie de molusco. Como mecanismo de defensa, el molusco aísla el cuerpo y segrega un fluido para cubrir la irritación. Capa tras capa, el nácar se deposita sobre el cuerpo extraño hasta que se forma una perla brillante.

Las Perlas Naturales, también conocidas como Perlas Orientales, poseen una gran cantidad capas de nácar y su núcleo es muy pequeño. Sólo son identificables a través de radiografías. Su valor es enorme, producto de su extrañísima rareza. Hasta principios del siglo XX, las perlas naturales eran un lujo que sólo estaba al alcance de la gente rica y famosa. En 1916, el reputado joyero francés Jacques Cartier compró su famosa tienda en la Quinta Avenida de Nueva York cambiando perlas por la valiosa propiedad.

Con el advenimiento del cultivo de perlas, estas joyas están han bajado de valor y están al alcance del bolsillo de cualquier persona. Las perlas cultivadas tienen las mismas propiedades que las perlas naturales y se cultivan en ostras vivas. La única diferencia es un poquito de aliento que pone el ser humano.

Perla Cultivada

La Perla Cultivada se forma por el mismo proceso que la Natural. La diferencia es que el cuerpo extraño es implantado quirúrgicamente, a esto se la conoce como núcleo. El núcleo es más grande que el de la perla natural. Cuando el molusco haya realizado su trabajo de aislar y generar  capas de nácar (período que demora desde 1 a 8 años), se produce una hermosa Perla Cultivada.
En resumen, es la intervención de ser humano la que  provoca el inicio  de la perla mediante la implantación de pequeños núcleos depositadas en el interior de la Ostra. Este es el  inicio de la sedimentación de nácar sobre ella, generándose así la Perla.
Tipos de Perla Cultivada

Perla Freshwater
La Perla Freshwater es una tipo de perla cultivada  que se obtiene del molusco Ikekou -Unio Margaretafera Oyster - y también del Cumingi de Hyriopsys (ambos de agua dulce) que pueden producir cuatro o más perlas simultáneamente, de diferentes colores y formas. Habitualmente su cultivo se desarrolla en la desembocadura de los ríos a baja profundidad. Requieren un tiempo de cultivo entre los 3 y 8 años.

Inicialmente este cultivo arrojaba  sólo perlas pequeñas e irregulares, tipo grano de arroz. Sin embargo, desde los años ´90, el avance científico ha permitido a las Perlas Freshwater aumentar su calidad de modo increíble, a tal nivel de convertirse en una alternativa real a las perlas cultivadas de la concha Akoya , clásicas en los mercados junto a otros tipos más selectos como las perlas Negras Tahitianas y Perlas Australianas.  El cultivo de esta perla está extendido por Japón, China y los Estados Unidos,

Las Perlas Freshwater se caracterizan por su alto nivel de nácar, diversidad de formas, colores y tamaños, llegando a alcanzar lo 16 mm. Es la cantidad de nácar lo que otorga a estas perlas un calidad sobresaliente a bajo costo.

Perla Japonesa
La Perla Japonesa se origina en la ostra Akoya - Pinctada Fucata  de agua salada, y se cultiva en Japón. Es la perla de más difícil crecimiento, debido a las técnicas de Cultivo con núcleo sintético que se utiliza. Aproximadamente solo un 5% de los implantes de gran tamaño culmina generando una perla de calidad, de tamaño por encima de los 7 mm y redondez casi perfecta.

El gran tamaño de los implantes reduce su tiempo de cultivo a menos de año y medio, tiempo necesario para que la Ostra recubra el cuerpo extraño que se le ha insertado con dos o tres capas de nácar.

Estas perlas se caracterizan por una casi perfecta redondez e iridiscencia intensa, baja profundidad de nácar,  con tonos que varían según proceso de cultivo, obteniéndose variedades del blanco , rosa y crema.

Perla China
La Perla China también provienen de la Ostra Akoya de agua salada. Las granjas de cultivo chinas vienen desarrollándose durante la última década, pero sin alcanzar niveles de calidad de la japonesas.

Perlas Australianas
También conocidas como de los Mares del Sur, son perlas magníficas y excepcionales. Se cultivan en agua saladas del norte de Australia y sureste de Asia por la Ostra Pinctada Máxima.

Destacan por la profundidad de su lustre y sus iridiscencias plateadas, alcanzando tamaños entre los 9 y 27.9 mm. Los tiempos de Cultivo oscilan de los 3 a los 8 años.

Perla Negra Tahitiana
Es una perla cultivadas en las aguas saladas de la Polinesia Francesa. Poseen denominación de origen. La gama de colores se extiende desde los grises con iridiscencias verdes, naranjas, magenta o doradas, hasta los más intensos azules cobalto. Su cultivo es en aguas templadas por la Ostra Pinctada Margaritifera. El tiempo es de 2 a 3 años.

El nivel de supervivencia de las ostras es bajo, y la gran mayoría de perlas generadas tiene importantes imperfecciones en su superficie, sin embargo un proceso de selección entrega al mercado perlas de extraordinaria calidad y belleza, por lo que las perlas se transan a valores altos en el mercado de la joyería.

El tamaño de estas perlas oscila desde los 6 a los 18 mm.

Perlas Mabe
La perla Mabé se cultiva con núcleos hemisféricos que son pegados a la concha de la ostra, debajo del manto del organismo. El molusco secreta de numerosas capas de nácar, como un medio de defensa. Después de un período de cultivo de 6 a 24 meses (dependiendo de la especie y el lugar), la ostra es cosechada.
Las medias perlas se encuentran integrada a la concha. Por eso es que se recortan con herramientas especiales, el núcleo se remueve y conserva una media esfera hueca de nácar- y el hueco se rellena con resina epóxica. Finalizado este proceso, un pequeño pedazo de concha nácar se sujeta a la parte trasera. De esta forma, una media perla está ya lista para ser montada en joyería.

PERLAS DE IMITACIÓN

Las perlas de imitación, entre ellas las de Mayorca,  son productos artificiales, fruto de un proceso productivo que genera millares de productos idénticos.
Habitualmente son creadas a partir de un grano de cristal se sumerge en una solución hecha de derivados del pescado y sus escamas. La capa sobre el cristal que se genera suele ser fina y tiene un aspecto similar a la perla natural aunque sustancialmente más apagado.

Existen otras imitaciones burdas realizadas con esferas plásticas que son pintadas con resinas.

Las perlas de imitación se conocen por muchos nombres. Algunos de estos nombres, desgraciadamente, se utilizan para engañar al consumidor. Algunos de ellos son: Perlas Sell - Perlas de moda - Perlas de estilo - Perlas faux - Perlas simuladas - Perlas orgánicas - Perlas de Mallorca - Perlas de Menorca - u otros nombres regionales, son todos términos que se aplican actualmente a las perlas fabricadas de imitación.

Regresar Anillos de Compromiso - Regresar Argollas de Matrimonio


Para obtener más información, póngase en contacto con:

EMPORIO JOYAS
Correo electrónico: emporiojoyas@emporiojoyas.cl
Tel: (56) (2) 22 691 585 - +569 984 09 273

Pedro de Valdivia 3474 local 63 B Caracol Ñuñoa Centro (ATENDEMOS PREVIA CITA)

Home Novedades Contacto Contenido